SHUNGITA

La Shungita también conocida como Shungit, Shungite, Fullerene, zungit,.. es un mineral de origen Ruso del que se han descubierto unas increíbles propiedades (certificadas por investigaciones recientes de la NASA) en la protección de radiaciones energéticas y en la purificación.

Se la conoce como la Piedra Milagrosa, ya que posee todas las propiedades de todos los minerales en el mundo. 

La piedra de Shungit se ha utilizado durante siglos como tónico energético, sanador y amuleto. En el Tíbet, por ejemplo, la piedra de Shungit se utiliza para tratar todo tipo de enfermedades, desde dolores de cabeza hasta el cáncer. En el Tíbet, la piedra de Shungit se llama a menudo “El Maestro de la Curación”. Debido a sus propiedades curativas, muchos tibetanos optan por utilizar la piedra de Shungit como gema de curación energética.

Si te interesa este mineral, sigue leyendo un pelín más abajo..

Mostrando todos los resultados 7

La piedra de Shungit se ha utilizado como medicina energética durante miles de años. Sus propiedades curativas son motivo de gran interés para los interesados en la medicina alternativa y para la comunidad científica. Mediante la datación por carbono, los científicos han determinado que los minerales de Shungit más antiguos que se conocen tienen aproximadamente dos mil millones de años.

 El nombre de shungita viene de la palabra shung que significa “cenizas” o “piedras” y gung que significa “carbono”.

La datación por carbono muestra que el mineral se creó cuando los compuestos que contienen azufre, como el oxalato férrico y el fosfato, se dividieron y se convirtieron en unumbilicales. Con el tiempo, estos compuestos se convirtieron en cristales de carbono microscópicos.

En la actualidad, los cristales de carbono se ven en todo el mundo, excepto en las zonas ricas en minerales. Por lo tanto, el nombre “shungita” se refiere no sólo al mineral de shung o shungita, sino también a los cristales de carbono. En la actualidad, la forma más común de la piedra de Shungit es el talco.

El talco es el mineral más abundante en la piedra de Shungit. Se forma cuando el carbono es descompuesto por un elemento llamado ácido tánico. A continuación, el mineral se separa en el componente claro más puro del mineral y el componente más oscuro y menos valioso. El talco tiene las mismas propiedades básicas que todos los demás compuestos de carbono, a excepción de su color. El mineral contiene cromo, sodio, manganeso y hierro. El color se ha atribuido a trazas de cromo, manganeso y titanio.

Además de ser el componente principal de la piedra de Shungit, la karelia es el mineral secundario de interés. La karelia se obtiene a partir del cobre, que luego se trata con oxígeno y peróxido de hidrógeno. El compuesto resultante tiene sílice y aluminio como elementos principales. El tipo más común de karelia utilizado con fines decorativos se llama shungite, shunga o karel. La grafía “shungita” también se utiliza para la “karelita”, un mineral de silicato de composición idéntica a la de la shungita.

Algunos datos interesantes sobre la piedra de Shungit muestran que este mineral no es una sustancia nueva. Existe desde al menos el año 1690 a.C. en el Tíbet. Los registros indican que los primeros geólogos chinos descubrieron rocas con shungita en el Tíbet. Los geólogos creen que los minerales se formaron a partir de sulfatos de hierro o plata. En aquella época, China comerciaba con el Tíbet y la India, por lo que el descubrimiento puede haberles proporcionado una ventaja en el comercio de productos minerales.

La composición de la piedra de Shungit es idéntica a la del talco, por lo que puede utilizarse de forma segura y conveniente como fuente de sílice. Sin embargo, la piedra de Shungit tiene propiedades físicas mucho mejores que el talco o la sílice. Tiene un punto de fusión y un punto de ebullición mucho más altos. También retiene mucha más humedad que cualquiera de estas sustancias, lo que le permite formar una roca estructuralmente estable con una gran elasticidad.

Debido a sus propiedades químicas y físicas únicas, la shungita se formó como mineral en zonas muy remotas, como dentro de los depósitos precámbricos. Se cree que la antigua cultura Shanshou, situada en China, fue la primera que utilizó la karelia (roca precámbrica) en el arte. De hecho, muchos tejidos de la cultura Shanshou están decorados con karelia. Los primeros indicios de shunga en el mundo occidental se encontraron en el mar interior occidental del estado de Washington.

Como se sabe que la shungita está compuesta principalmente por hierro y magnesio, se utilizó en la construcción de monumentos y edificios. También se descubrió que la shungita era útil para dar color a la roca.

Con el paso del tiempo, el uso de los yacimientos de Shungit se generalizó en varios países del mundo. Sin embargo, su mayor potencial como fuente de dinero llegó cuando se descubrió oro en Sudamérica.

Como la piedra de Shungit también es rica en zinc, se convirtió en un complemento muy valioso para las joyas de oro. En la actualidad, los yacimientos de piedra de Shungit siguen desempeñando un papel importante en la composición mineral del oro.

Lamentablemente, la shungita ha sido explotada por su contenido en oro. Así, se han convertido en algo extremadamente valioso (a la vez que plantean algunos de los problemas medioambientales más graves del mundo).

Los métodos de extracción y las técnicas de eliminación de residuos han causado daños irreparables en muchas regiones del mundo donde se encuentran estas tierras raras. El tipo de técnica minera más común que utilizan países como Rusia, China y África para extraer estos metales preciosos es la explotación del precioso mineral fullerenos.

Pero a diferencia de la shungita, los fullerenos no presentan ninguna propiedad especial que los haga valiosos para fines industriales.

Ofrecen una cantidad similar de propiedades curativas que la piedra de Shungit, pero la primera no es alérgica, no es tóxica y es completamente biodegradable. Así que, esencialmente, todas las propiedades que se encuentran en la piedra de Shungit también se pueden encontrar en los fullerenos.

Todas estas propiedades pueden fortalecer el cuerpo humano y mejorar su sistema inmunológico en general, haciéndolo mucho más resistente a las enfermedades y dolencias.

Se trata del único mineral que existe en la tierra que posee todas las propiedades físicas y cuánticas:

  • Es un superconductor energético, más aún que el oro. Su comportamiento especial con la energía electromagnética hace que bloquee su paso, creando un escudo, restableciendo el estado energético correcto. 
  • Se caracteriza por tener la mayoría de los elementos de la tabla periódica en su composición, esto hace que pueda actuar de maneras muy distintas, según las condiciones y lo que se requiera.
  • Es capaz de absorber gran cantidad de elementos nocivos para la vida, sean elementos químicos o electromagnéticos.
  • Es un auténtico agujero cuántico que cataliza, filtra y restituye lo que debe estar en su lugar, tanto en el plano físico con en el plano vibratorio.
  • Interviene en lo que no funciona bien desde el origen, reactiva nuestra propia inteligencia celular, así podríamos entender que somos nosotros mismos los que nos sanamos, nos ayuda a reprogramarnos celularmente de manera que reencontremos el equilibrio y la autonomía

error: