ONIX

El Ónix, que es conocido como la Piedra Protectora, es uno de los minerales más buscados por los aficionados a los metales preciosos.

En algunos círculos, se define como un ágata que también se conoce como calcedonia, con bandas blancas y negras alternas. Sin embargo, ambos comparten muchas características similares y su composición es casi idéntica.

Por ejemplo, el Ónix presenta una alternancia de líneas finas en un patrón que es bastante visible en cualquier superficie. Este patrón es el que hace que el ónice sea una opción popular para tallas y joyas.

Sin embargo, lo más interesante del Ónix son sus propiedades curativas, que paso a contarte un pelín más abajo.

Mostrando todos los resultados 9

El Onix que es conocido como la “Piedra Protectora”:

  • Absorbe la energía negativa;
  • Protege de la envidia y la magia negra.
  • Ayuda a prevenir la fuga de energía;
  • Ayuda al desarrollo de la fuerza y resistencia física y emocional, especialmente en caso de estrés, confusión o dolor.
  • Fomenta la toma de decisiones prudentes, la felicidad y la buena fortuna.
  • Proporciona Sexapil (castellanización de Sex Appeal):alegría, simpatía y encanto personal.

 

Conocido desde la antigüedad, se cree que el Ónice favorece la armonía y el equilibrio.

Algunos creen que el ónice puede eliminar la energía negativa de un espacio, al igual que la calcedonia, aunque el ónice tiene un efecto ligeramente diferente.

Se dice que el ónix altera su color en respuesta a cualquier energía negativa o para cambiar el tono general de la piedra.

Estas propiedades han hecho del Ónice una piedra preciosa decorativa muy popular durante siglos.

El Ónix se diferencia del sardónice en que el ónice es en realidad un mineral y no un hongo. El sardónice se confunde a menudo con un hongo debido a la similitud en las líneas y en los pigmentos comunes de color verde, marrón rojizo y negro que produce. En realidad, el ónice está formado por cuarzo y otras partículas minerales y no es un hongo puro.

Además de ser un mineral natural, el Ónice también se puede pintar o incrustar. El ónice pintado se crea aplicando un revestimiento exterior a la piedra, mientras que el sardónice incrustado puede estar recubierto con un medio. Aunque ambos tipos de ónice son materiales duraderos que se han utilizado para decorar hogares durante miles de años, el ónice puede tener cualidades más especiales.

El Ónix suele asociarse con el ámbito de lo físico, con la fuerza que ayuda a preservar la integridad de la piedra y a reflejar la luz.

Esto puede realzar la belleza de cualquier diseño interior. Como la capa interna del ónice está compuesta casi por completo de formas cristalinas, se dice que la piedra tiene propiedades curativas. Esto puede explicar por qué los chinos estaban tan interesados en utilizar la piedra en la Edad Media como hospitales y salas de oración.

El Ónix no sólo se utiliza por su belleza estética, sino también por su capacidad para aislar el calor. Esto lo hace especialmente bueno para su uso en lugares donde las variaciones de temperatura son habituales.

Como los cristales de ónice están compuestos principalmente por una base de carbono, las propiedades que contiene son similares a las del mármol. Esto significa que el Ónix puede ayudar a evitar la formación de moho, lo que puede ser especialmente importante en zonas con mucha humedad, como baños y cocinas.

Los cristales también pueden ser muy buenos para impedir la entrada de luz, lo que puede ser útil en habitaciones en las que se quiera evitar la aparición de sombras.

El Ónix se asocia a menudo con el equilibrio de los chakras, ya que tiene propiedades que ayudan a aumentar la energía. Si estás pasando por un periodo de estrés, intenta buscar una pieza de ónice que haya sido grabada con diseños simbólicos de tu elección.

La transparencia de este tipo de cristal es especialmente beneficiosa para garantizar un arraigo emocional. Se dice que un cristal de ónice emocional refleja tanto las energías positivas como las negativas, permitiéndole determinar cuál está fluyendo por su cuerpo.

Esto puede ser muy útil en situaciones en las que hay que tomar decisiones rápidas sobre qué acciones emprender.

No está claro en qué época antigua se utilizaba el ónice como medio de curación mental o emocional. Sin embargo, sabemos que los antiguos romanos y griegos disfrutaban de las joyas de ónice, en particular de los anillos de ónice, por las propiedades beneficiosas que tenía.

Por esta razón, el ónice se usa a menudo junto con la plata, el oro o el platino, todos los cuales tienen propiedades curativas propias.

Incluso hoy en día, el ónix sigue siendo popular por sus propiedades para ayudar a la curación emocional y espiritual. Además de sus beneficios para el cuerpo físico, el ónix también es muy apreciado por su capacidad natural para mejorar la confianza en uno mismo.

error: