ÁGATA

 

El Ágata, una piedra fina y transparente, se utiliza para tratar una gran variedad de problemas de salud.

Durante siglos ha sido venerada por sus propiedades curativas, especialmente para el sistema nervioso y los órganos reproductores.

El mundo antiguo descubrió las propiedades curativas del Ágata en la etapa más temprana de la civilización.

Algunos textos describen la eficacia del ágata ya en el año 1500 a.C.

Los antiguos egipcios utilizaban el ágata para ahuyentar a los espíritus malignos, curar las mordeduras de serpiente y fortalecer la vista.

En los tiempos modernos, el ágata se encuentra en la joyería, como collares, pendientes, pulseras, anillos y gargantillas hechos con piedras preciosas de ágata.

Las propiedades curativas del ágata se atribuyen a los cristales de cuarzo que la componen.

Las geodas varían en tamaño y forma; algunas de las más grandes tienen una envoltura exterior de terciopelo rojo, que las hace únicas.

El Ágata es un mineral conocido como la piedra de la suerte. Sin embargo, también nos aporta otro tipo de beneficios como puede ser el equilibrio físico, emocional e intelectual.

Te cuento con detalle todas sus propiedades más abajo:

Mostrando todos los resultados 7

La energía de las Ágatas equilibra las fuerzas positivas y negativas consiguiendo así que nuestro cuerpo tenga sensación de bienestar.

Este precioso mineral también nos ayuda a nivel psicológico potenciando la autoestima y la autoconfianza. Nos ayuda a eliminar las alteraciones que interfieren en nuestro bienestar.

Son conocidas sus virtudes en el campo amoroso, nos ayudan a superar problemas sentimentales y nos motivan para volver a intentarlo.

Por otra parte, nos ayuda a conseguir estabilidad interior y favorece el crecimiento espiritual.

Una de las características más beneficiosas del ágata son sus propiedades curativas para el sistema nervioso:

El ágata se ha utilizado durante siglos para desintoxicar y estabilizar el sistema nervioso.

En ciertas partes del mundo, se dice que el ágata estimula los poderes psíquicos y las capacidades analíticas.

Se cree que el ágata calma la mente y favorece la concentración. El efecto calmante de la gema ayuda a las personas que sufren depresión, insomnio, ansiedad y migrañas.

A diferencia de la creencia popular de que las piedras preciosas de ágata están hechas de trozos sólidos de roca, esto no es cierto.

El ágata se presenta en muchas formas diferentes, como arcilla, gránulos y piedras translúcidas similares a la amatista.

Las arcillas tienen un aspecto fisurado y pueden ser translúcidas o transparentes.

Los gránulos tienen una forma amorfa. Las ágatas translúcidas son ágatas que presentan una propiedad y un color reflectantes similares a los del “zeen”. Algunas ágatas translúcidas tienen motas translúcidas de carbono, mientras que otras son casi incoloras.

La piedra chakra también se confunde a menudo con el ágata. Sin embargo, la piedra chakra es en realidad de la familia del cuarzo, que está formado por minerales de matriz y varía en su formación.

Aunque se dice que la piedra del chakra ayuda a la curación y a la concentración, su función principal es la de amplificador de energía.

Puede aumentar los campos vibratorios en el cuerpo y el aura y puede facilitar la liberación de energía del aura. El ágata y las piedras de los chakras son las más utilizadas en las ceremonias espirituales y de curación.

El Ágata es muy popular en la joyería de cristal debido a sus ricos colores rojo y naranja. Estos tonos vibrantes hacen que las cuentas de esta piedra preciosa sean perfectas para ensartarlas y crear un impresionante collar, pulsera o pendientes.

La gama de tonos de ágata incluye el rosa, el melocotón, el rojo, el morado, el verde y el azul.

El ágata ha sido popular a lo largo de los tiempos como un valioso recurso natural. En la actualidad se extrae, procesa y exporta ampliamente en todo el mundo.

 

 

error: